Prestamistas privados

Algunas veces cuando inviertes en bienes raíces, podrías necesitar de efectivo. Inclusive con mucho dinero en el banco, y excelente crédito, si usas dinero propio para cerrar tus tratos, eventualmente te quedarás sin el.
Prestamistas privados te darán la solución, también son una excelente opción cuando necesitas un préstamo y el banco ha rechazado tu solicitud. Muchos prestamistas tienen reglas parecidas a las de los bancos y otros tantos no tienen límite en cuanto a la cantidad que pueden prestar. Tienen muchos fondos disponibles. Claro!! Los prestamistas privados usualmente cobran una tasa de interés más alta que la de los bancos.

A pesar de eso, las tasas de interés en temporadas altas son muy diferentes a las tasas en temporadas de crisis, las tasas de interés de los prestamistas privados oscilan entre el 9 y el 20%. Al mismo tiempo los bancos o inversiones a largo plazo ofrecen desde el 1 al 6%, los prestamistas privados, prefieren obtener el doble de la tasa de interés que les daría si tuvieran su dinero en el banco.

¿Quiénes son inversionistas privados?

Puede ser cualquier persona, algunas veces son individuos que saben poco o nada sobre bienes raíces, pero simplemente están buscando un mejor ingreso producido por su dinero del que podrían obtener de un banco o de la bolsa. Los prestamistas privados pueden ser personas de negocios, contadores, doctores, abogados, o incluso hombres retirados con mucho dinero de sobra.

x

 

La manera más fácil de encontrar un prestamista privado, es preguntándole a un agente de bienes raíces. Pues usualmente ellos tienen contacto directo con alguno. También puedes buscar anuncios en el periódico.

¿Cómo operan los prestamistas privados y porqué los inversionistas privados recurren a ellos?

Cuando los mercados financieros están en crisis, las instituciones que hacen préstamos, como los bancos, colapsan ante la presión de Wall Street. Ante dicha situación los prestamistas privados se convierten el la mejor alternativa de financiamiento convencional.

Pero incluso en tiempos “normales”, hay muchas razones por las que la gente utiliza un prestamista privado. Algunas personas no pueden obtener un préstamo de hipoteca de prestamistas tradicionales, debido a circunstancias especiales tales como, que están tratando de comprar una propiedad en la que es difícil de calcular su valor, o quieren construir un edificio con materiales poco tradicionales, o simplemente por que quieren revender rápidamente la propiedad para generar ganancias.

Cuando tratas de obtener un préstamo de instituciones convencionales como bancos, estás sometido a algunas reglas tales como: ¿Cuántos préstamos puedes tener a tu nombre?, y si ¿tienes o no un empleo seguro?. Los bancos tratan de verificar si tienes o no buen historial crediticio, y en general tu situación financiera. Los bancos también requieren que tu información personal financiera sea actual.

Los Bancos generalmente rechazan solicitantes con problemas de crédito y a empleadores independientes que tengan problemas para comprobar sus ingresos.

x

 

Por esto los prestamistas privados, a pesar de sus altas tasas de interés, son muy atractivos. En comparación con los bancos, los préstamos de prestamistas privados son rápidos y fáciles de obtener, pues tienen un sistema de aprobación muy sencillo. No importa si tu crédito es bueno o malo, o si tienes reservas de dinero o no. Los prestamistas privados analizan el riesgo del préstamo, pero muchas veces aceptan un gran riesgo, a cambio de una tasa de interés más alta.

Utilizar un prestamista privado es mejor a tener que atravesar por el proceso tan rígido de aceptación de los bancos, pues los prestamistas privados sólo se enfocan en el valor de la propiedad puesta como garantía, y basan su decisión simplemente calculando si el bien tiene o no el capital suficiente como para asegurar el préstamo. En otras palabras, sólo requieren una cantidad más pequeña de garantía con valor suficiente para proteger su dinero que las instituciones convencionales. Por ejemplo, es mas probable que un prestamista privado, preste $40,000 dólares, poniendo como garantía una propiedad con un valor de $100,000 de  dólares (y tiene un capital de $60,000 dólares) a que presten $90,000 dólares por la misma propiedad (con un capital de $10,000 dólares). Si la propiedad con la que estás haciendo el trato no cae en está categoría, un prestamista privado no aceptará el préstamo.

Los prestamistas privados usualmente son de dos tipos, el primer tipo sólo presta dinero sobre primeras hipotecas. Usualmente proveen hasta el 80% del precio de compra de la propiedad. El otro tipo de prestamistas, se especializan en segundas hipotecas y pueden ayudarte con un enganche.
Estos prestamistas cobran una tasa de interés más alta pues este tipo de préstamos son más riesgosos.

La mayoría de los prestamistas privados cobran un impuesto por aceptar el préstamo. Este impuesto esta calculado en “puntos”, un punto equivale a 1% de la cantidad del préstamo. Los prestamistas privados, generalmente aseguran sus prestamos al incautar la propiedad, la mayoría de los prestamistas privados, se dan el tiempo de conocer la propiedad que usarán como garantía de su préstamo.

Cuando utilizas a un prestamista privado, los vendedores usualmente aceptan la oferta, pues tienes el dinero en efectivo necesario para cubrir los pagos atrasados del propietario.
Los préstamos de personas privadas son usualmente la solución inmediata a un problema. Una vez que el solicitante obtiene el préstamo, busca obtener otro, menos costoso.
Un beneficio de los préstamos de personas privadas, este dinero no aparece en tu historial crediticio.

Y como con cualquier préstamo, asegúrate de leer y entender todo antes de firmar. Aceptar un compromiso que involucra tasas de interés, e impuestos de préstamos, debe ser estudiado profundamente. No firmes algo que contenga términos que no entiendes o tasas de interés e impuestos que no puedas pagar.